“¿A qué hora cierra Rapanui?”: el blooper de Cristina en el Senado

22 MAY – Este jueves, mientras presidía la sesión legislativa, el micrófono le jugó una mala pasada a Cristina Kirchner, quien protagonizó un blooper en el Senado. Sin saber que todo el recinto podía escucharla, la vicepresidenta preguntó: “¿A qué hora cierra Rapanui?”.

Hacía referencia a una conocida chocolatería que tiene una sucursal a metros de su departamento, en el barrio porteño de Recoleta. En las últimas horas, el dueño de la cadena opinó sobre el peculiar incidente.

Diego Fenoglio, fundador y dueño de Rapanui, fue entrevistado este viernes en Pasaron cosas (Radio Con Vos). Durante el reportaje, el chocolatero habló sobre el descuido de la vicepresidenta: “Esta mañana escucho que el celular sonaba y sonaba. Cuando lo agarro, veo que había cientos de mensajes de gente que me comentaba lo divertido que fue que, en plena sesión del Senado, la vicepresidenta nombre a la marca. Fue algo que me resultó rarísimo, al principio no entendía qué había pasado”.

Fenoglio explicó que no era la primera vez que la marca tenía contacto con personalidades de las más altas esferas de poder. “Cuando yo tenía 12 o 13 años trabajaba con mi padre y él me mandó al hotel donde estaba el presidente Arturo Frondizi. Le di una caja de chocolates. Esa fue la primera experiencia que tuve”, recordó.

Cuando yo tenía 12 o 13 años trabajaba con mi padre y él me mandó al hotel donde estaba el presidente Arturo Frondizi. Le di una caja de chocolates. Esa fue la primera experiencia que tuve”, recordó.

Pese a la insistencia de los periodistas por una definición en torno a la figura de Cristina Kirchner, Fenoglio evitó hacer un comentario de índole política. No obstante, el chocolatero celebró que Cristina Kirchner consuma los productos de su marca. “Nosotros somos amplios y todos los que quieran consumir nuestros productos, nosotros fascinados. Siempre intentamos hacer un mejor producto. Me encanta que le guste porque se ve que tiene buen paladar también”, concedió.

Fenoglio también reveló la estrategia que empleó al desembarcar en Capital Federal con su marca barilochense. “Cuando llegué a Buenos Aires y abrí el primer local me dije que quería que todos estuvieran escondidos, no sobre avenidas principales, con grandes luces. Como estrategia de marketing lo que hice fue esconder los locales para que, si a la gente le gustaba el producto, nos recomendaran. O sea, todo lo contrario de lo que me pasó esta vez”, explicó, en referencia a la resonancia de su marca tras los dichos de Cristina.

Consultado por el origen del producto FraNui, las frambuesas bañadas en chocolates populares entre los amantes de la marca, señaló que los exitosos bombones que se venden en distintos puntos del país surgieron de su propia imaginación. “Vivo en una casa con un terreno muy grande, y tengo muchas plantas de frambuesas y me puse a pensar qué hacer. Era algo difícil, porque los chocolates y los congelados no van de la mano. Hice alguna pruebas con la gente que trabaja conmigo y con mi hija. Les dije: ‘Abrí la boca y mordé’. Y cuando les vi la cara de alegría y sorpresa supe que el producto iba a funcionar”, relató orgulloso.

Ante la pregunta de qué regalo le haría a Cristina Kirchner por la exposición que hizo de su marca, Fenoglio sostuvo que de eso se encargaría un integrante de la familia que también trabaja en la firma. “Eso se lo voy a dejar a mi hija que está en todo lo que es marketing. La verdad es que no pensé en qué regalo, pero igual es una situación que ella [por la vicepresidenta] no hizo a propósito”.

Eduardo Feinmann preocupado por saber “Qué tiene Cristina en la cabeza”.

Finalmente, consultado acerca de su opinión sobre el Impuesto a las Grandes Fortunas, sancionado en diciembre. Tras aclarar que lo había pagado, Fenoglio fue contundente: “Nosotros pagamos todos los impuestos que nos dicen que hay que abonar, también entiendo que haya gente que no lo puede pagar. No me pongo a discernir si está bien o está mal, creo que si en este momento sirve para pagar planes sociales, la pandemia o comprar vacunas, bienvenido sea”, concluyó.-

Infocom.ar, con información de La Nación

También podría gustarte