Bancos se quedan con Garbarino

Garbarino dio inicio a sus actividades en el año 1951, en un principio fue fundada para dedicarse a la venta de discos de pasta en la ciudad de Buenos Aires.

SEMrush

Su expansión fue progresiva abriendo varias oficinas y establecimientos dentro de la Capital.

Es reconocida como una empresa Innovadora y tecnológica, referente en relación a la venta de productos electrónicos y artículos tecnológicos. Siendo los primeros en introducir grandes innovaciones al mercado como la Entrega Express, la Venta por Catálogo, y su tan conocida Garantía Extendida.

Hoy le toca cerrar su propia venta, y los interesados son un grupo de banqueros comandado por Ezequiel Carballo, presidente del Banco Macro, respetado en el mundo financiero donde es conocido con el apodo de “el delfín”.

La cadena perteneciente a los hermanos Garbarino, se debatió estos últimos años en cómo pagar una deuda millonaria con tasas de intereses insoportables que fue acompañada por una brutal caída de la demanda interna.

Garbarino cuenta con 200 locales entre los de su propia marca y Compumundo. Posee un plantel de 4500 empleados y una planta de ensamblaje de productos con licencia Samsung en Tierra del Fuego.

Aun siendo líder de ventas en con una participación del 22% en el mercado, un 85 % de las acciones pasaron a manos de los Bancos Galicia y Santander que también tomaron un mandato de venta como garantía.

Por este motivo ofrecieron la venta a varios actores de peso pesado como Mercado Libre, su competidora Fravega y Newsan, aunque todas declinaron.

El fondo Inverlat, conformado por Carballo y su cuñado Jorge Brito están interesados en quedarse con la empresa, a un precio relacionado con el monto de la deuda.

Está claro que Garbarino al dejar que los bancos manejaran la parte financiera de los cupones de pago y tarjeta de consumo, sentencio su caída.

Se trata de otra de las empresas argentinas que aun siendo líderes y trabajando se funden por estar a la merced de entidades financieras, que bajo la excusa de refinanciar deudas otorgan créditos usureros, con un solo objetivo: quedarse con el esfuerzo de miles de trabajadores.

No siempre quien te ayuda, lo hace para salvarte, a veces lo hace para sacarte del medio.

Estamos cansados de oír que los bancos manejan nuestro país, tal vez sea hora que los bancos colaboren con el país. Tenemos un dólar solidario, ¿Para cuando un Banco solidario?.

GENTILEZA D.D