Cómo lidiar con Problemas de Salud Mental

Nadie quiere sentirse mal. Hablar con su proveedor de atención médica u otro profesional de la salud acerca de los problemas con su pensamiento, su estado de ánimo o sus propios comportamientos es un paso inicial importante. Pero si le diagnostican una enfermedad mental, entonces podría terminar con más preguntas que respuestas.

¿Qué es la Enfermedad Mental?

Vivir con una enfermedad mental no es simple. Es un problema constante sin una solución clara. Si bien los tratamientos como los medicamentos y la psicoterapia son increíblemente útiles, a veces las personas que experimentan problemas de salud mental deben realizar mucho más día a día para sentirse bien o incluso bien.

Signos y síntomas de enfermedad mental en adultos.

SEMrush
  • Pensamiento confuso
  • Depresión prolongada (tristeza o irritabilidad)
  • Sentimientos de altos y bajos intensos
  • Temores, ansiedades y preocupaciones excesivas.
  • Retiro social
  • Ver u oír cosas que no están allí (alucinaciones)
  • Incapacidad creciente para hacer frente a problemas y actividades diarias
  • Pensamientos suicidas
  • Numerosas dolencias físicas inexplicables
  • Cambios dramáticos en los hábitos alimenticios o de sueño.
  • Fuertes sentimientos de ira
  • Pensamientos inusuales (delirios)

Factores de riesgo

Ciertos factores pueden aumentar su riesgo de desarrollar una enfermedad mental, por ejemplo:

  • Un informe sobre enfermedad mental en un pariente sanguíneo, como un hermano o padre
  • Situaciones estresantes de la vida, como problemas fiscales, la muerte de un ser querido o un divorcio.
  • Una condición de salud continua (crónica), como la diabetes
  • Daño cerebral como resultado de una lesión grave (lesión cerebral traumática), como un golpe violento en la cabeza
  • Aventuras traumáticas, como combate militar o asalto.
  • Consumo de alcohol o drogas recreativas.
  • Una historia infantil de abuso o negligencia.
  • Pocos amigos o pocas relaciones sanas
  • Una enfermedad mental anterior.

Aproximadamente 1 de cada 5 adultos tiene una enfermedad mental en un año determinado. La enfermedad mental puede comenzar a cualquier edad, desde la infancia hasta la edad adulta posterior, pero la mayoría de los casos comienzan más temprano en la vida.

Los impactos de la enfermedad mental pueden ser temporales o duraderos. También puede tener más de un trastorno de salud mental al mismo tiempo. A modo de ejemplo, es posible que tenga depresión y un trastorno por uso de sustancias.

Complicaciones

La enfermedad mental es una de las principales causas de discapacidad. La enfermedad mental no tratada puede causar graves problemas de salud emocional, conductual y física. Las complicaciones a veces vinculadas a enfermedades mentales comprenden:

  • Infelicidad y disminución del disfrute de la vida.
  • Luchas familiares
  • Problemas de pareja
  • Aislamiento social
  • Problemas con el tabaco, el alcohol y otros medicamentos.
  • Trabajo o escuela faltante, u otros asuntos relacionados con el trabajo o la escuela
  • Problemas legales y fiscales.
  • Pobreza y falta de vivienda.
  • Autolesiones y daños a otros, incluidos suicidio u homicidio
  • El sistema inmunitario debilitado, por lo que su cuerpo tiene dificultades para resistir enfermedades
  • Enfermedades del corazón y otras condiciones médicas.

Cómo lidiar con Problemas de Salud Mental

Buscando Consejería

La terapia puede ser útil tanto para la persona con enfermedad mental como para otros miembros de la familia. Un especialista en salud mental puede sugerir formas de sobrellevar y comprender mejor la enfermedad de su ser querido.

Cuando busque un terapeuta, sea paciente y hable con algunos profesionales para que pueda elegir la persona adecuada para usted y sus seres queridos. Podría llevar tiempo hasta que esté cómodo, pero a la larga, se alegrará de haber buscado ayuda.

Poner una Red de Apoyo

Siempre que sea posible, busque ayuda de familiares y amigos. Si siente que no puede hablar sobre su situación con amigos u otros familiares, busque un grupo de autoayuda o servicio. Estos grupos le brindan la oportunidad de hablar con otros hombres y mujeres que tienen exactamente el mismo tipo de problemas. Pueden escuchar y brindar valiosos consejos.

Manejo de Comportamientos Inusuales

Los signos externos de la enfermedad mental son a menudo conductuales. Una persona puede estar extremadamente callada o alejada. Por el contrario, pueden estallar en lágrimas, poseer un gran estrés o tener arrebatos de ira. Incluso después de que el tratamiento ha comenzado, algunas personas que usan una enfermedad mental pueden exhibir comportamientos antisociales. Cuando está en público, estos comportamientos pueden ser perjudiciales y difíciles de adoptar. La próxima vez que usted y su familiar vean a su médico o profesional de salud mental, discutan estos comportamientos y desarrollen una estrategia para tratar.

El comportamiento de la persona podría ser tan desalentador para ellos como lo es para usted. Haga preguntas, escuche con una mente abierta y esté allí para apoyarlos.

Acepta tus Sentimientos

A pesar de los diferentes síntomas y tipos de trastornos mentales, muchas familias que tienen un ser querido con enfermedad mental comparten experiencias similares. Es posible que se encuentre negando las señales de advertencia, preocupándose por lo que otras personas creerán debido al estigma o preguntándose qué causó que su ser querido se enfermara. Acepte que estos sentimientos son normales y comunes entre las familias que pasan por situaciones similares.

Aprenda todo lo que pueda sobre la condición de su ser querido estudiando y hablando con profesionales de la salud. Comparte lo que has aprendido con los demás.

Tomando Tiempo Libre

Es común que el individuo con enfermedad mental se convierta en el foco de la vida familiar. Mientras esto sucede, otros miembros de su familia pueden sentirse ignorados o resentidos. A algunos les puede resultar difícil perseguir sus intereses particulares.

Mente Tranquila

Intenta meditar, Mindfulness y/o oración. Los ejercicios de comodidad y la oración pueden mejorar su estado mental y su perspectiva de la vida. De hecho, la investigación indica que la meditación puede ayudarlo a sentirse sereno y mejorar los efectos de la terapia.

Si usted es el cuidador, necesita un tiempo por su cuenta. Programe un tiempo fuera para dejar de frustrarse o enojarse. Si pasa tiempo para usted mismo, le ayudará a mantener las cosas en perspectiva y también podría tener más paciencia y compasión para sobrellevar o ayudar a su ser querido. Estar física y emocionalmente saludable lo ayuda a ayudar a otros.

«Muchas familias que tienen un ser querido con enfermedad mental comparten encuentros similares»

Es necesario tener en cuenta que hay esperanza para la curación y que con el tratamiento muchas personas con enfermedades mentales regresan a una vida productiva y plena.

Valórate a ti Mismo

Trátese con amabilidad y respeto, y evite la autocrítica. Dedique tiempo a sus pasatiempos y proyectos favoritos, o amplíe sus horizontes. Haz un crucigrama diario, planta un jardín, toma clases de baile, aprende a tocar un instrumento o adquiere fluidez en otro idioma.

Establecer Objetivos Realistas

Elija exactamente lo que le gustaría lograr académica, profesional y personalmente, y anote las acciones que desea realizar sus objetivos. Apunte alto, pero sea sensato y no exceda el horario. Te deleitarás con un gran sentido de logro y autoestima porque avanzas hacia tu objetivo.

FUENTE: https://www.saludresponde.us/