Espinoza quiere endurecer la cuarentena

El intendente reunió a los especialistas en salud del Municipio y advirtió que “desde hace 15 días” se evidencia un crecimiento del “contagio comunitario”, que ya explica “más del 50 por ciento de los casos” en el Distrito. Pidió volver “hacia atrás en varias cuestiones” para contener la expansión del virus.  

Tras mantener un encuentro con epidemiólogos, infectólogos y profesionales de la salud que integran los equipos sanitarios del Municipio, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, se mostró a favor de un endurecimiento de la cuarentena para contener el nivel de contagio de coronavirus, al advertir que “más del 50 por ciento de los casos” del Distrito se dan por transmisión comunitaria, “lo que implica que no se puede rastrear su origen”. “Son necesarias más medidas restrictivas para la circulación”, aseguró el jefe comunal en la tarde de este martes, luego de encabezar el encuentro con especialistas en el Palacio Almafuerte, sede del Gobierno comunal. 

En ese marco, el alcalde matancero advirtió que, si se mantiene este ritmo de contagios, el sistema de salud del AMBA podría colapsar “en 30 días”, por lo que planteó que espera “el Presidente, el Gobernador y el jefe de Gobierno de la Ciudad, este fin de semana, tomen las medidas necesarias para bajar el nivel de contagios”, luego de que el Distrito superara los 3.000 casos de COVID-19 durante la jornada, según los datos del Ministerio de Salud bonaerense. “El AMBA necesita que se tomen medidas restrictivas, que volvamos hacia atrás en varias cuestiones que han incrementado, en las últimas semanas, la circulación y posibilidad de contagios”, aseguró. 

Después de escuchar a los especialistas que vienen trabajando para contener la pandemia en La Matanza, Espinoza consideró que “son necesarias más medidas restrictivas para la circulación, porque hoy ya se nota en las estadísticas que más del 50 por de los casos son por contagio comunitario, lo que implica que no se puede rastrear el origen, y se hace más difícil aplicar protocolos, como el del Plan DETecTAR”. No obstante, remarcó que, por tener 2.400.000 habitantes, “La Matanza continúa estando muy por debajo de la media del Conurbano”.  

Sin embargo, reconoció que existe “una creciente preocupación” porque se hace evidente que “empieza a haber muchos contagios cercanos, un fenómeno que hace diez días no ocurría”. “En todos los barrios, sabemos de gente que está contagiada y eso genera temor en muchos vecinos”, agregó.

En ese marco, destacó que, como parte de los operativos de vigilancia activa que llevan adelante tanto Nación, Provincia y el Municipio, en La Matanza ya se realizaron “71.000” visitas casa por casa para detectar potenciales casos de manera temprana, sobre un total “de 254.000 personas que ya se han visitado en toda la Provincia para control y testeos cuando es necesario”. En cuanto al promedio diario de visitas en el marco del DETecTAR, detalló que ascienden a 6.000 para “no esperar que la gente llame por teléfono” y se puedan hacer los aislamientos preventivos para cortar la cadena de contagios.  

“Por otro lado, también vemos que un gran porcentaje importante de vecinos sale a la calle y no cumple con el aislamiento social, que es la única vacuna que hoy tenemos contra la pandemia”, apuntó como crítica a la “relajación” que se detecta en el acatamiento de la cuarentena. “Si trabajás, porque sos trabajador esencial o exceptuado, de la casa al trabajo y del trabajo a la casa. Si no sos trabajador esencial o exceptuado, tenés que quedarte en tu casa, porque hoy hay contagio comunitario, que hace quince días no había. Esto es lo que estamos viendo y esta es la nueva realidad”, graficó, en un llamado de alerta para la población. 

“Estamos trabajando con nuestro Gobernador, Axel Kicillof, y con nuestro Presidente, Alberto Fernández, para tratar de generar y repensar medidas más restrictivas con respecto a cómo estamos hoy en las fases de la cuarentena. Así, no podemos seguir, tenemos que evitar el colapso del sistema de salud, tanto público como privado, de la Ciudad y de la Provincia, que, a este ritmo, se calcula que puede ser en no más de 30 días”, advirtió.

“Lo que hace la diferencia es la conciencia de cada ciudadano y de cada argentino; no hay fuerza de seguridad, ni en Argentina ni en el mundo, que pueda controlar que todos nos quedemos en casa, que es la única manera de cuidarnos”, sintetizó Espinoza, en un vaticinio de que el Presidente podría anunciar nuevas restricciones en los próximos días, cuyo éxito para contener la extensión de la pandemia dependerá, en gran medida, del nivel de acatamiento que logren las medidas. 

También podría gustarte