Kicillof desactiva los controles sanitarios en los accesos que ocasionaron un colapso

Tras una jornada de mensajes confusos, la administración de Axel Kicillof definió esta noche que no montará “controles sanitarios” en los accesos al territorio bonaerense desde la ciudad de Buenos Aires, pese a que la ministra de gobierno, María Teresa García, los había anunciado sólo unas pocas horas antes.

El sábado pasado, los operativos provocaron caos vehicular y demoras para miles de automovilistas. Y ayer, García no pudo precisar si se refería a operativos policiales –que se hacen en la franja de restricción entre las 20 y las 6- o sanitarios, como los que se realizaron en los accesos Norte y Oeste, en horario diurno y con personal del ministerio de Salud.

El endurecimiento de los controles fue una característica distintiva de la nueva etapa de la lucha contra la pandemia de coronavirus en territorio bonaerense. El último decreto del presidente Alberto Fernández habilitó a las provincias a adoptar sus propias medidas, pero igualmente Kicillof fue denunciado ante la Justicia por un supuesto “abuso de autoridad”.

La denuncia, que también incluyó al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, fue presentada por la Asociación Civil Bases Republicanas y recayó en el Juzgado Federal 2 de San Isidro. “Estos supuestos controles no sólo provocan demoras y malestar sino que atentan contra el derecho a la libre circulación”, dijo la titular de la entidad, Jimena de la Torre.

Teresa García

La controversia generada por los controles de la semana pasada en los accesos Norte y Oeste, en la autopista Panamericana y también en la General Paz, ambos montados por la Policía bonaerense, llevó a los gobiernos nacional y de la Ciudad a aclarar que sus fuerzas de seguridad no harán operativos durante el día, sino por la noche, dentro del horario de restricción.

El ministerio de Seguridad nacional le dará continuidad al despliegue de las fuerzas federales sobre puentes, trenes y en los municipios del Conurbano, confirmaron fuentes de la cartera a cargo de Sabina Frederic. “Tenemos 8500 efectivos en el territorio y allí se van a quedar hasta el fin del DNU que será el 21 de mayo”, afirmaron los voceros consultados.

A su vez, el gobierno porteño ratificó que los controles a cargo de la policía de la Ciudad se harán “sólo dentro de los horarios de restricción de circulación” en 18 accesos, entre ellos los puentes Pueyrredón Viejo, Bosch y Superí; ocho bajadas y otros tantos cruces a la avenida General Paz.

Antes de desactivar los “controles sanitarios”, el foco estaba puesto en los controles que anunció la ministra Teresa García para los accesos a la provincia de Buenos Aires. En declaraciones radiales, la funcionaria dijo que las medidas eran necesarias para frenar los contagios de Covid-19 en el AMBA. “La velocidad con la que venían creciendo los casos, que era exponencial semana a semana, era muy vertiginosa”, justificó.

En la misma línea, resaltó que los controles ayudaron a que “el nivel de contagios se amesete”, aunque advirtió que todavía se encuentran en “un nivel muy alto”. También sentó posición sobre las restricciones: “nosotros seguimos sosteniendo las medidas sanitarias y con todos los controles porque comenzó la estacionalidad invernal”, argumentó García.

Diferencias con la ciudad

La ministra de gobierno también se refirió al impacto de las clases presenciales: “Llegar al aula implica movilidad, subte, colectivo, padres que los lleven, y ante la ruptura de las burbujas, implica que los chicos lleven el virus a su casa”, afirmó. Y apuntó a la postura del gobierno porteño de mantener las aulas abiertas: “Es casi público que en muchas escuelas de capital se han roto burbujas y han habido fallecidos”, aseguró.

Controles en la Panamericana que provocaron varios kilómetros de congestionamiento

La decisión de la administración Kicillof de mantener la suspensión de las clases presenciales, a diferencia de la política de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad, empezó a generar protestas en los distritos. El propio gobernador fue blanco de los cuestionamientos el jueves en Bahía Blanca, cuando un grupo de padres se acercó hasta el sitio donde encabezaba un acto junto al intendente local, Héctor Gay.

El gobernador instruyó a su gabinete para que implemente una estrategia jurídica de rechazo a ese tipo de demandas ante la Justicia.

Pero en la vía pública, más bronca y malestar generaron los “controles sanitarios” en los accesos a la Provincia. El sábado pasado, horas después de publicado el DNU del presidente, se registraron demoras en la Panamericana, Acceso Oeste y el cruce de la General Paz, por el cierre de carriles en un operativo desplegado por la policía bonaerense y el ministerio de Salud.

Pese a que el decreto indica que la restricción del tránsito rige de 20 a 6, se les pidió a quienes viajaban hacia la Provincia certificados de circulación y se les tomó la temperatura a algunas personas.-

Vía La Nación

También podría gustarte