LA ECHARON DE UN ALQUILER EN PLENA PANDEMIA.

UNA JOVEN DE RAFAEL CASTILLO CON EL ALQUILER AL DÍA FUE EXPULSADA A LA FUERZA POR EL LOCADOR.

Karen Romero es una joven estudiante de profesorado con dos hijos pequeños que el último domingo vivió una odisea cuando el locador, acompañado por sus hijas y unos jóvenes de dudosa reputación la echó a la calle en plena pandemia.  La joven declaró a Matanza Info:

“El día domingo 19 de julio, alrededor de  las 12:00hs vino a llamarme el dueño del alquiler de la casa ubicada en Juan de Alagón 2636, entre Zarate y Luis Vernet, donde me encontraba viviendo. Cuando salgo me encuentro con que estaban las dos hijas del  locador y una de ellas de nombre Gabriela me dice que en 2 horas necesitaba el departamento desalojado.

Sorprendida ante esta situación le respondo que no me podía ir por qué no tenía a donde alojarme en un tiempo tan breve y, en pleno aislamiento social. Entonces me dijo que si no lo desalojaba yo entraban ellos (aclaro que se le estaba pagando todos los meses incluso en la pandemia y tengo testigos de eso, lo que no tengo es nada firmado ya que era todo de palabra)

Cuando le dije que no me podía ir el dueño del alquiler, Felipe, me levanta el portón y entran las dos hijas.

Yo me paro en la puerta de la entrada principal porque tenía a mis dos hijos, un pequeño de 5 años y  una beba de 8 meses. En ese momento, las dos hijas del locador se abalanzan sobre mi persona para pegarme y empujarme.

Las agresoras ingresan al alquiler, en el cual estaba al día con la mensualidad, revoleándome las cosas a la zanja, entre ellas el  andador del bebé, hamaca mecedora, y mis sillas de la cocina.

Cuando los vecinos se percataron de la situación, intervinieron y  llamaron a la policía. El locador había llegado con 10 jóvenes más y uno le mostró un arma de fuego a la gente que me venía ayudar.

Finalmente,  me sacaron todo en menos de una hora y la policía llegó cuando me habían sacado todo.

Luego, hice la denuncia  pero no es evidente que no procederá  por no tener  un contrato firmado. Sin embargo, es  imperativo informar para que otro vecino no viva esta experiencia.

Seguiré el caso en la fiscalía correspondiente”.

También podría gustarte