Miguel Saredi: “Trenque Lauquen y La Matanza, mis recuerdos personales”

A raíz del fallecimiento de mi padre quien fue, entre otras cosas, un productor agropecuario de Trenque Lauquen, que me llevó a vivír allí algunos años, y también tener participación en su vida pública, recordé que por dirversos motivos Trenque Lauquen y La Matanza han tenido y tienen puntos en común.

Don Carlos, como le decían en el campo

Hay por lo menos dos casos que unen, por esas cuestiones del destino, un Municipio agropecuario del interior, de nuestra Provincia de Buenos Aires: Trenque Lauquen, con el más populoso e importante en cantidad de habitantes de nuestra Provincia de Buenos Aires: La Matanza.

Por un lado la figura de Almafuerte.

Almafuerte, escritor, poeta, maestro, bibliotecario y traductor argentino, de nombre: Pedro Bonifacio Palacios.
Nació en San Justo, La Matanza, en 1854 y falleció el 28 de febrero de 1917 en La Plata.
Pero vivió intensamente en Trenque Lauquen, también, donde fue maestro.

Por otro lado , Don Francisco Larraza, quien fuera Intendente de La Matanza, entre los años 1973 y 1976, quien tiene una calle que va desde Ramón Falcón hasta la calle Cerviño en la localidad de San Justo.

Don Francisco Larraza, fue electo Concejal de Trenque Lauquen, y llegó a ser Intendente en 1952, y durante la dictadura de Aramburu-Rojas fue preso, por el solo hecho de ser Peronista.

El destino lo trajo a La Matanza y en 1973 fue electo Intendente, cargo que ocupó hasta 1976 cuando la mañana del 24 de Marzo fue obligado a dejar su cargo. Francisco Larraza falleció en 1997.

Dr. Miguel Saredi

En mi caso fui concejal, Pte del bloque de concejales del PJ en Trenque Lauquen, diputado nacional, y ocupe varios cargos en la Nación, y en la Provincia, y actualmente soy concejal en La Matanza.

Mi dualidad, si bien siempre estudie, e hice la mayor parte de mi vida en Buenos Aires, La Plata, y La Matanza, fue, porque algunos años, estuve en Trenque Lauquen, ayudando a mi padre, y a mi familia, que estaban pasando un difícil momento a raíz de las inundaciones, que en la década del 80, asolaron a Trenque Lauquen.

Mi padre, de quien estos días se cumple un mes de su fallecimiento, forjó con sus manos, y su trabajo, un establecimiento agropecuario, y cómo buen italiano inmigrante trabajó mucho para que nosotros pudiéramos estudiar y progresar.

Gente como mi padre son los que construyeron nuestra Nación, y nuestra Provincia de Buenos Aires, y por eso no quiero dejar de recordarlo; porque hoy debemos intentar refundar nuestra Patria con ese espíritu inmigrante, de amor al trabajo, y al progreso.

Es la única forma de reconstruir nuestra Nación: darle oportunidad a los que quieren trabajar, sacrificarse y estudiar.

Que haya oportunidades para todos, pero también una valoración de premiar al esfuerzo, porque sino, no saldremos del estancamiento.

Casa de Almafuerte en Trenque Lauquen

También podría gustarte