Mujeres de Ciencia rescatan la trayectoria de Científicas Argentinas

Cuatro mujeres vinculadas a la investigación y la divulgación lideran el proyecto Científicas de Acá, que a través de las redes sociales busca rescatar los nombres, rostros y obras de las científicas argentinas que contribuyeron al desarrollo del país.

El proyecto Cientificas de Acá surgió a fines de septiembre y logró fenómenos como el rescate de 150 perfiles de otras tantas investigadoras argentinas en sus #MartesdeCientíficas.

Las promotoras de la movida son cuatro investigadoras que vienen de campos distintos: la química Valeria Edelsztein, la bióloga Julieta Alcain, la periodista y editora Julieta Elffman y la especialista en Tecnología, Carolina Hadad.

“Queremos construir un imaginario de mundos posibles en los que las mujeres podamos proyectarnos haciendo ciencia”, sostuvo Alcain y explicó que la iniciativa surgió “porque nos da bronca que siempre que preguntamos el nombre de científicos, nos responden nombres de varón y casi siempre extranjeros”.

“Confluimos en este proyecto que nos permite unir algunas de nuestras pasiones: la ciencia, la comunicación, el feminismo y la lucha por una sociedad más diversa, plural y justa, con igualdad real de oportunidades”, afirmó Elffman.

“Siempre me interesó la otra mitad de la historia: la de las mujeres que contribuyeron a la construcción del conocimiento científico pero fueron olvidadas o deliberadamente obviadas en los registros, por eso no dudé en sumarme”, sostuvo Edelsztein.

Hadad relató que el proyecto nació “un día hablando con Julieta Alcain de las poquísimas mujeres científicas que conocíamos y decidimos ponernos a investigar, arrancar este proyecto-aventura e invitar a personas que admirábamos, a sumarse”.

El resultado es una cuenta que detectó que de una lista de investigadores argentinos, la única mujer de ciencia que podían nombrar sus seguidores era María Curie, ya que del ámbito nacional solo conocían a varones como Milstein, Leloir y Houssay.

“¿Por qué si hay montones de mujeres argentinas que trabajaron y trabajan en ciencia a muchas no las sabemos nombrar ni les conocemos la cara?”, se preguntaron entonces las fundadoras del proyecto.

Para visibilizar a estas mujeres “compartimos historias, datos, estadísticas y en Twitter lanzamos la movida #MartesDeCientíficas (@CientificasAca), donde más de 200 personas llenaron las redes sociales de historias de mujeres científicas de todo el país y a nosotras se nos llenó el corazón”, resumió Edelsztein y contó que sólo en la primera semana de actividad, más de 4000 personas comenzaron a seguirlas y a compartir sus contenidos en las redes.

Agustina Nahas, estudiante de Sistemas que participa de la propuesta señaló que se sumó porque consideró “importante reivindicar el papel de la mujer en Ciencia y Tecnología”.

“Trabajo en Tecnología y estudio Ingeniería en Sistemas pero en la oficina estoy rodeada de varones. En la facultad tengo compañeras mujeres pero en el trabajo, en áreas como Desarrollo no se ven, por eso hay grupos que promueven la participación, como Chicas en Tecnología”, contó Nahas, quien rastreó la historia de la química Delfina Molina y Vedia.

Otro de los argumentos que la llevaron a sumarse, fue “una charla de Valeria Edelstein que contaba que en América Latina hay un 44 % de mujeres científicas y la Argentina está un poco por encima de la paridad pero como ella misma dice no estamos donde se corta el bacalao”.

A la hora de elegir los nombres a reivindicar recurrieron “al conocimiento colectivo, creando un listado de mujeres que conocíamos, mujeres cuyas biografías encontramos en Wikipedia, mujeres pioneras y mujeres cuyas historias rescataron otros colegas en notas, libros y artículos. Es un listado inicial y, a través del proyecto queremos conocer más y más científicas”, señaló Hadad.

En la nómina entran pioneras de la ciencia de Argentina como Eugenia Sacerdote de Lustig, la primera persona en probar la vacuna contra la poliomielitis en la Argentina, y Andrea Gamarnik, quien en 2020 desarrolló junto a su equipo del Instituto Leloir la primera prueba de anticuerpos del coronavirus de fabricación nacional.

Asimismo, las @Cientificasdeaca aplican un concepto amplio y se preocupan por difundir, por ejemplo, la obra de la egiptóloga Perla Fuscaldo, para extender e incluir las diferentes áreas de investigación científica.

“Si logramos cambiar la imagen del científico loco con un tubo de ensayo en la mano y ampliar la mirada para incluir dentro de las personas que hacen ciencia a ‘une investigadore’ de género fluido que trabaja sobre fenómenos sociales contemporáneos, al menos algunos de nuestros objetivos están cumplidos”, afirmó Alcain.

“Ponemos especial atención en contar historias de científicas que trabajen en distintas provincias, en disciplinas diversas, por dentro y por fuera del sistema científico tradicional. Mujeres cis, mujeres trans, personas no binarias que estuvieron de acuerdo en participar de un proyecto cuyo nombre está en femenino. Mujeres racializadas, mujeres migrantes, mujeres de distintas edades”, completó Elffman.

Además de la difusión en redes sociales, Científicas trabaja en un libro con ilustraciones con la versión extendida de algunas de esas historias que rescataron del olvido. Parte de las ganancias que dé el libro, irán a la asociación La Poderosa, una organización de base que trabaja en temas de inclusión.

“Decidimos intentar compensar al menos en parte algunos de los devastadores efectos de la crisis y la pandemia entre los sectores más necesitados y olvidados de nuestra sociedad”, señalaron.

FUENTE: MERIDIANOACTUAL

También podría gustarte