Rechazaron desde la Argentina una donación de 15.000 vacunas de Chile

26 MAY – Las ofrecía el Congreso chileno para las localidades de Río Turbio y 28 de Noviembre, localidades fronterizas con el país trasandino; eran dosis de Pfizer y Sinovac, que no tienen la luz verde de la Anmat

La Argentina rechazó una donación de 15.000 vacunas que había ofrecido el Senado chileno y que estaban destinadas a inmunizar a dos localidades fronterizas.

Se trataba de una partida de las vacunas Pfizer y Sinovac que iban a permitir vacunar a la población adulta de Río Turbio y 28 de Noviembre. Sin embargo, la provincia de Santa Cruz no las aceptó con el argumento de que los laboratorios no están autorizados en el país.

A través de una carta, el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Andrés Allamand, le explicó al cuerpo legislativo chileno que la propuesta de la donación iniciada a partir de un proyecto aprobado el 31 de marzo pasado, no podía ser llevada a cabo. Allí detalla que la embajada chilena en Buenos Aires se contactó con el presidente de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), Rodolfo Limeres para conocer las posibilidades de avanzar con la donación, pero la entidad la rechazó por no estar dentro del cronograma de las vacunas que se aplican en Argentina. Desde el organismo argentino afirmaron que no estaban al tanto del ofrecimiento.

Podrían haber gestionado y buscar las posibles autorizaciones, tanto en el Congreso argentino como la misma Anmat para poder ingresar la vacuna, molesta mucho la poca preocupación del Gobierno nacional y también la del ministro de Santa Cruz (Claudio García), quien dijo que no era posible la donación, que si venían, que tenía que entrar para toda la región y no solo para una localidad”, denunció ante el diario LA NACIÓN desde Río Turbio el concejal radical Samir Zeidán, quien promovió la iniciativa ante un senador chileno. Y agregó: “Queda claro que la gestión era posible y que fue nuestro país el que dijo que no”.

Apenas 30 kilómetros separan Río Turbio de Puerto Natales, en Chile, dos ciudades alejadas por un límite geográfico pero unidas por generaciones de familias que se multiplican de ambos lados de la frontera. De chilenos que se instalaron en Río Turbio cuando el yacimiento de carbón era una empresa próspera y forjaron su familia, muchos se quedaron, otros volvieron a Chile pero regresan cada mes a cobrar jubilaciones y a visitar a sus familias.

Sin embargo, desde marzo del año pasado, el tránsito habitual entre las dos ciudades quedó interrumpido y muchas familias quedaron divididas y sin verse.

La Anmat negó la donación por considerar que “los citados laboratorios no cuentan en este momento con registros vigentes para sus vacunas en el país, ni tampoco han solicitado el inicio del trámite para tal fin, por lo que no existe permiso para la vacunación con tales fármacos”, según el ministro chileno Andrés Allamand.

Sorprende con la liviandad que han rechazado una donación tan importante para la cuenca carbonífera, no era solo por la gran cantidad de vecinos de Chile que tenemos en esta localidad, sino que el beneficio era para todos los habitantes”, afirmó Zeidán, cuya suegra es chilena. Y detalló que mientras Río Turbio tiene vacunado el 20% de la población, en Puerto Natales el porcentaje llega al 85%. La dos localidades de la cuenca carbonífera reúnen a 26.000 habitantes, con la donación esperaban lograr la vacunación de casi la totalidad de la población adulta.

“Una soberana estupidez”

Los lazos familiares unen las fronteras. El pedido de residentes chilenos está encabezado por la suegra de Zeidán, Lidia Villarroel, y fue presentado ante el senador Carlos Bianchi Chelech, de la Región de Magallanes, en el Sur de Chile, quien han trabajado en múltiples iniciativas donde confluyen los dos países y quien tiene una nieta en Buenos Aires.

El senador trasandino llevó el pedido a sus pares y logró el acompañamiento del Senado el 31 de marzo pasado. “La donación era solo una cuestión de humanidad y de ayuda, de querer retribuir algo a un país, por todo lo que ha hecho por una parte del pueblo del sur de Chile”, explicó ayer al conocerse la negativa.

Para Bianchi Chelech, el rechazo de la vacuna fue de “una soberana estupidez, como la soberbia en seres humanos que a veces no merecen están en los cargos que están, lo tomo como una forma de desprecio a la vida humana, lo tomo como una indiferencia al sufrimiento que tienen miles de personas. 

A mí me preocupa un país vecino donde tienen más de 400 muertos al día y más de 20.000 personas contagiadas”, expresó en declaraciones a la FM Pulxo, radio de la ciudad de Córdoba.

Bianchi Chelech explicó que Chile donó vacunas a Ecuador y Paraguay sin ninguna traba ni objeción y que ahora está recibiendo pedidos de otros países tras el rechazo de la Argentina a la partida de vacunas.

El argumento de la provincia

Días pasados, antes de conocerse el desenlace, el ministro de Salud de Santa Cruz, Claudio García había adelantado que las vacunas que se usan en Chile no son las que se aplican en la Argentina y consideró que la donación podría complicar al país “porque pretende que una sola localidad esté vacunada de modo completo, al margen de la eficiencia de la vacuna, lo cual generaría una cuestión de inequidad e injusticia con el resto de las localidades”, afirmó al diario local Tiempo Sur.

García sostuvo: “Sería una cobertura total a una localidad en detrimento de todo el resto, al margen que sea la provincia de Santa Cruz o la provincia que sea. Es una situación que el Ministerio de Salud de la Nación en consonancia con Cancillería lo tiene en análisis, pero las posibilidades no son en un primer término facultad de la provincia de Santa Cruz definirlo”.

Según datos oficiales, Santa Cruz informó ayer 250 nuevos casos positivos de Covid-19, lo que representa un total de 3489 activos. Desde el inicio de la pandemia se registraron 52.451 casos, 48.190 pacientes recibieron el alta, y 768 fallecieron. Hasta el momento se aplicaron 87.159 dosis del Plan “Vacunar para prevenir”.

Fte. La Nación

También podría gustarte