Tenía tobillera electrónica, pero salía de la casa para robar a los vecinos

El delincuente había sido beneficiado con la prisión domiciliaria para evitar el contagio del Covid-19 en la cárcel.

Un asaltante de 28 años, que había sido condenado por integrar un banda de piratas del asfalto, fue detenido por efectivos de la Policía de la Ciudad cuando amenazaba con robarle a los vecinos del barrio Piedrabuena, de Villa Lugano.

Según fuentes policiales, el acusado había sido condenado en 2016 por una serie de asaltos cometidos cuando formaba parte de una organización delictiva dedicada a la piratería del asfalto.

Hace casi un año, fue beneficiado con la prisión domiciliaria debido a que corría riesgo ser contagiado de Covid-19 mientras estaba detenido en un penal del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Como parte de ese beneficio le colocaron una tobillera electrónica para monitorear que no se alejara de la vivienda que fijó como domicilio.

Sin embargo, el condenado, cuya identidad no trascendió, fue sorprendido anoche por dos efectivos de la Policía de la Ciudad que recorrían la intersección de Goleta Manuelita y Barca Cabo de Hornos, calles internas de la zona de casas bajas del barrio Piedrabuena, en Villa Lugano.

Llamó la atención de los policías, que el sospechoso merodeaba la zona y observaba hacia el interior de los vehículos estacionados y en las casas del lugar.

Ante esta conducta, los efectivos impartieron la voz de alto y detuvieron al acusado. Al revisarlo, los uniformados hallaron una réplica de un arma de fuego, que el sospechoso utilizaba para amenazar a los vecinos y robarles.

En el cacheo, los policías encontraron una tobillera electrónica. Así se determinó que tenía una condena por robo a mano armada que fue dictada en 2016, por formar parte de una banda de piratas del asfalto.

Fte: LA NACIÓN

También podría gustarte