Un funcionario de Axel Kicillof ya habla de extender la cuarentena por tres meses más

“Compro una cuarentena hasta el 15 de septiembre”, afirmó. También pidió “volver atrás” con la apertura de comercios. Desde Capital replicaron: “Hay que evaluar cada 2 semanas”.

SEMrush

El horizonte de flexibilización de la cuarentena en el Conurbano se correría hasta setiembre. Queda condicionado al aplanamiento a la curva de contagios y la capacidad de las terapias intensivas equipadas disponibles. Es una proyección del gobierno bonaerense, que anticipa una fatiga terminal del sistema sanitario en 45 días, en caso de mantenerse la evolución actual de contagios por Covid-19.

Es una prospectiva trazada por el viceministro de Salud de la provincia, Nicolás Kreplak. El funcionario insiste en advertir sobre la frágil disponibilidad de camas y respiradores. Está en el 50% de ocupación. “Si logramos una buena estrategia que nos dé tres meses más de sistema sin colapso, me parece que todos firmaríamos eso, ¿no?”, fue la reflexión.

Abundó en el detalle cuando le preguntaron una eventual extensión de la cuarentena hasta el 15 de septiembre. “Compro”, respondió durante una entrevista por el canal América. Insistió: “Si podemos decir que hasta el 15 de septiembre no colapsamos el sistema, yo compro”, dijo como en una martingala.

Kreplak, un militante de La Cámpora desde su época de militancia estudiantil en la Facultad de Medicina de la UBA y de estrecha confianza del gobernador Axel Kicillof, expresa la voluntad de presión a las medidas del jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma, Horacio Rodríguez Larreta.

Su estrategia apunta a hacer más rígida la cuarentena en el AMBA, considerada como un tablero de control único. Larreta resiste. La insistencia se insinúa como mensaje político del gobierno provincial. Su rol cada vez de mayor exposición, a manera de vocería institucional, determina ese prejuzgamiento.

De hecho, anoche por Telenoche sugirió la idea de “volver atrás” en etapas de aislamiento. Habló de rever la apertura de comercios no esenciales y consideró insuficiente el mayor control acordado en el transporte público. “Así no puede seguir“,  dijo. Habló del peligro de colapso del sistema sanitario en pocas semanas por el crecimiento de los contagios en el AMBA

“Las fases son estrategias de determinado momento. Pueden adoptarse otras, de acuerdo con cada requerimiento epidemiológico. Lo importante es mejorar la perfomance sanitaria con mayores controles, fundamentalmente en la circulación de gente que escaló demasiado”, la respuesta sonó con cierto tecnicismo.

Como sea, queda claro que el Gran Buenos Aires se expone a una prueba contundente en las próximas cinco o seis semanas. El gobierno de Kicillof procura integrar ese abordaje con la Ciudad. El AMBA resumen el 85% de los casos de coronavirus de Argentina. Pero, por cuestiones de escala poblacional y morfología social Kicillof y Larreta difieren en algunas de las estrategias que menciona el propio Kreplak. La Ciudad habilitó más comercios barriales, las salidas recreativas y el running.

Allí está la tensión. Además, difieren en las tonalidades declarativas que el fondo son definiciones de gestión. El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, replicó los cálculos de Kreplak: “Mirar de acá a dos meses y medio en esta pandemia no es muy razonable. Es más lógico ir hablando cada dos semanas de cómo va evolucionando”, mencionó en América 24.

A la vista de las declaraciones, la tendencia no tranquiliza. Kreplak expone esa preocupación de catástrofe. Pero también desnuda la precariedad del sistema sanitario, más allá de los 90 días de retracción social. Se había anticipado que era el tiempo necesario para poner en condiciones el sistema sanitario para cuando llegue el pico de infección. En apariencia no alcanza. Harían falta otros tres meses.

En Provincia se adelantan: “Si controlamos la circulación de gente y atacamos los brotes de manera anticipatoria, los períodos serían relativos”, atenúan en el ministerio del área.

De todas maneras, la mirada no debería ser unívoca. En los 300.000 kilómetros cuadrados de la Provincia, conviven todas las etapas de aislamiento. El dato que resiste la uniformidad son los 67 distritos del Interior que están en fase 5, casi en la “nueva normalidad” que ahora estiran hasta la mitad de setiembre. Incluye funcionamiento excepcional, en pocos municipios, de gimnasios, gastronomía al aire libre y hasta reunión de 10 personas.

Algunos, como Necochea, debieron volver a la fase anterior. Otros, una docena de comunas, avanzan con habilitación de tenis (single) y práctica de golf. Entre ellos Ezeiza, pegado a la Capital Federal. En la fase 4, hay 30 municipalidades que tienen permiso para industria automotriz, autopartes, electrónica, textil, calzado, indumentaria, maquinaria, gráfica, etc.

El resto condensa en el Conurbano, en apenas el 2% del territorio, donde habitan 11 millones de personas. Muchos en las 989 villas y asentamientos. El último brote transcurre en Villa Fiorito, en Lomas de Zamora, con 22 contagiados y un muerto.

El mapeo completo y las medidas serían desarrolladas el jueves cuando el presidente Alberto Fernández, reciba de mano del ministro de Salud, Ginés González García, un paper con las urgencias de control en el AMBA. No se descarta una convocatoria a Kicillof y Larreta.

El gobernador reclama control sanitario en el transporte, en especial los trenes de pasajeros entre el Conurbano y la Ciudad Autónoma. Funcionarios de Larreta mencionan como falencia que no se controla las cabeceras ferroviarias de salida, en jurisdicción provincial. Habrá monitoreo estricto en 69 estaciones de ferrocarril, que resume el 80% de la movilidad interjurisdiccional.

El último registro del 10 de junio, revela que 1.095.451 personas usaron el transporte público en el AMBA. Representa 138% más que 25 de marzo, una semana después del inicio de la cuarentena. Aumentó, aunque las 3,1 millones de personas que circulan es la mitad de la que circuló en febrero.

¿Y la actividad comercial considerada no esencial ¿. Kreplak adelantó que, de ser necesario, habría que denegar más permisos de habilitación. “Hay que hacer una cuarentena más efectiva”, insistió ante el requerimiento del noticiero Telenoche.

FUENTE: CLARÍN